Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Trastorno Médico Disempático

Trastorno Médico Disempático

  1. Avatar de Editoriales
    1,354
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Trastorno Médico Disempático

    Los conceptos abstractos son difíciles de definir, como por ejemplo la empatía. Se la describe como ‘esencial’ para la practica medica, pero ante la dificultad de definición, ¿en que consiste? Quizás esta viñeta nos ayude a darnos cuenta.




    En medicina aprendemos en los primero años de la carrera (generalmente, al menos) sobre relación médico paciente, transferencia y contra-transferencia. Que la transferencia son las ideas, fantasías y asociaciones que el paciente deposita en la figura del médico, y que según como el médico reacciona, responde de la misma forma depositando sobre el paciente la contra transferencia. Pero el quid de la cuestión siempre es el mismo de toda relación humana. Podemos conocer todo el marco teórico que queramos, pero en el día a día: ¿logramos entender a nuestros pacientes?

    Diferentes personas definen de diferentes formas el concepto de empatía. Muchos creen que es la capacidad para sentir lo que siente el paciente: el intento de sentir la misma dolencia por la cual acude, una visión quizás demasiado comprometida. Otros lo definen como ‘la capacidad para caminar en los zapatos del paciente’. Pero en el fondo, lo que por lo general no logramos comunicar en la definición, es que la base de la empatía es la comprensión. Poder entender al paciente. No sentir su dolencia, sino entender lo que esta atravesando. O al menos intentarlo. Personalmente esta comprensión me eludía un poco, pero logré confirmarla después de ser testigo de un episodio que me resulto muy desagradable.

    Estaba con otros compañeros en una guardia de ginecología y obstetricia, y acudía muy angustiada una mujer joven, de unos 30 años, con un resultado de laboratorio y un informe de ecografía. Según relataba, la mujer no entendía lo que pasaba. Hacía una semana se había realizado un análisis de sangre, y según este ‘estaba embarazada’. Mirando el informe, tenía una hCG cuantificada elevada, que efectivamente, es un diagnóstico presuntivo muy fuerte de embarazo. Antes estos resultados, fue a una guardia, y le indicaron una ecografía, la cual se había realizado el día anterior. Grave fue su desconcierto cuando el ecografista le dijo que no estaba embarazada. El informe leía ‘hiperplasia miomatosa uterina’ entre otras frases que describían la normalidad de la ecografía y la anatomía pélvica de la paciente. Todas cosas que nos interesan a los médicos.

    Pero a ella le interesaba otra cosa. ¿Qué le había pasado? Una semana antes, había estado embarazada, y ahora ya no lo estaba. ¿Qué paso? ¿Estaba o no estaba embarazada? ¿Tenia alguna enfermedad? ¿Qué debía hacer? Todas esas preguntas se leían en los ojos de la joven mujer, que si bien no aparentaba estar desencajada a primera vista, empezó a ponerse peor a medida que pasaba la consulta. El médico apenas la miro a la cara, le pregunto por que venía. Ella relato la historia. Mientras el médico miraba el informe de la ecografía, ella le hacía algunas de las preguntas que relate más arriba.

    Él no supo que contestarle, y solamente atinó a leerle el informe ecográfico. Literalmente, y palabra por palabra, a los que la mujer respondió que de eso, “yo no entiendo nada, doctor, quiero saber si estoy bien.” Quince minutos tardó el médico en comprender. Quince minutos de algo que se veía en los ojos de esa mujer ni bien había cruzado la puerta. Allí comprendió, y le explicó que no estaba embarazada, que quizás había sufrido un aborto espontáneo, y como debía hacer el seguimiento. La mujer, finalmente, se fue más tranquila. Pero el médico, por mucho tiempo, no había entendido nada.

    No es un esfuerzo sobrehumano, es simplemente tener un poco de humanidad. Mirar la cara del interlocutor (dicen que el 80% de lo que comunicamos, lo hacemos de manera no verbal, con los gestos y la postura), y dirigir el interrogatorio no hacia la patología, sino hacia la persona. Suena cliché, pero es cierto que lidiamos con personas, y no con formularios como un oficinista. La profesión médica es algo más que simplemente ‘vaciar la guardia’ o ‘vaciar el consultorio’.

    En la guardia me decían ‘primero salvá la vida, después preocupate por el diagnóstico de base’. En el consultorio pasa lo mismo. Para el diagnóstico hay tiempo. Primero contengamos a la persona. Si no lo hacemos, quizás hayamos perdido la oportunidad del diagnóstico y el tratamiento. Para el paciente, eso significa la pérdida de una chance de curación, o el deterioro de la salud, y lo que es mucho más nocivo: desconfianza. Desconfianza en los médicos y el sistema de salud.

    Martín Carreras
    martin.carreras@mancia.org
  2. Los siguiente/s 7 mancianos agradecen a Editoriales por este mensaje de gran utilidad:

    Atropina (27-Nov-2009), Gisel_C (27-Nov-2009), Gustavocard (04-Dec-2009), huntmart (02-Dec-2009), Luly88 (29-Nov-2009), margaret (30-Nov-2009), Pablinius (27-Nov-2009)

  3. 170
    Posts
    114
    Agradecimientos
    recibidos
    #2

    Gracias

    Martín, gracias por tu fresca visión.
    La necesitamos.

    Comparto una experiencia personal.
    Ocurrió hace 9 meses, y aún sigo pensando en cómo cambiar el sistema...

    Nos vemos en el camino!
    --------------------------------------------

    La semana pasada conocí a la dueña de un restauran chino, y quedamos en encontrarnos hoy en el hospital alemán. La acompañé en su chequeo ginecológico para traducir de chino a español y viceversa.

    El médico entró apresuradamente, se sentó apresuradamente, hizo algunas preguntas apresuradamente, hizo un PAP apresuradamente, examinó las mamas apresuradamente, y mandó a hacer unos estudios apresuradamente. Miraba constantemente el reloj... Le recordé: "Doctor, nosotras NO tenemos apuro, podemos escuchar más detalles y más explicaciones."

    Nos explicó, apresuradamente, y nos despidió, apresuradamente. La señora le agradeció y salió de la puerta. Yo estaba apunto de salir, pero no aguanté más. Me di vuelta y le empecé a hablar:

    "Doctor, soy estudiante de medicina de 4to año. Me voy muy angustiada. Entramos a las 18.00 y salimos a las 18.15. En todo el momento usted estuvo tipeando y mirando a la computadora, no nos miró a los ojos. Preguntó demasiado rápido, y no nos escuchó mucho. A la señora le dijo "sáquese lo de abajo, póngase en la cama, venga más adelante...", pero no le explicó que le iba a hacer un PAP. Después dijo: "sáquese lo de arriba, le voy a palpar las mamas". Y metió mano sin pedir permiso...". Cuando la señora preguntó por cefaleas, dijo "no es mi especialidad, busque al médico clínico". Como si no le importara mucho su dolor.

    (Mis manos temblaban por el enojo y la indignación.)

    Él respondió:
    "Bueno, a mí también me gustaría sentarme a charlar por dos horas con todas las pacientes, pero no puedo, es el sistema. Hice lo mejor que pude."

    "Sé que hizo técnicamente lo mejor que pudo y agradezco su atención. Sólo le pido que recuerde por qué eligió esta carrera, y le pido que conserve sus ideales. Usted tiene que tratar a personas, no sólo enfermedades. Usted es un médico, no mecánico. Va a disfrutar más de su profesión si le da otro enfoque."

    "Yo sé perfectamente qué quiero de mi profesión. Si querés charlamos cuando vos egreses y hagas la residencia."

    "Sé que recién estoy en 4to, pero también sé que hay cosas esenciales que no se pueden olvidar. Sólo se lo digo para que no haga sufrir más y disfrute más de su trabajo. Chau."

    Salí y volé a inmediatamente a pedir cambio de ginecólogo. Y durante todo el proceso, la paciente, la protagonista, estuvo siempre en silencio...

    Denunciando en silencio.


    *************
    Después volvimos al restaurant de la señora, y me invitó fideos salteados con cerdo ahumado. Ahí me alegré un poco más. Pero la bronca y la enseñanza, siempre quedan.

    Qué falta de humanismo... Qué le está faltando a nuestra educación médica?!
    Cuando decimos "doctor, me duele." Les importará?

    Gracias a Dios que siempre hay otros verdaderos admirables modelos a seguir.
    Gracias a Dios que siempre están los que miran escuchan acompañan y alivian.

    Y que siempre existen fideos salteados con cerdo ahumado.

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. agustina.
    Noticias
    8
    28-Jul-2016 06:18
  2. MariaHouse
    Mancianos
    180
    05-Jan-2013 07:45
  3. agustina.
    Psicología
    43
    16-Apr-2012 14:03
  4. Germany
    Casos clínicos
    39
    06-Mar-2009 17:23
  5. Diegosureño
    Salud Mental
    3
    18-Dec-2008 21:58

Content Relevant URLs by vBSEO