Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Médicos, vuestra Sabiduría es tan sólo una quimera

Médicos, vuestra Sabiduría es tan sólo una quimera

  1. Avatar de Editoriales
    1,354
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Médicos, vuestra Sabiduría es tan sólo una quimera

    Molière, el gran dramaturgo del carácter, acusaba por mediados del 1600 a los médicos de hipócritas e ignorantes. Hasta nuestros días, mucha agua corrió bajo el puente. Pero, ¿en verdad fue tanta?



    En 1666 satiriza la profesión médica con El médico a palos. Menos de diez años después vuelve a ensañarse con el tópico y sale a la luz El enfermo imaginario, donde aparece el mañoso Argan, un burgués hipocondríaco y patofóbico que tiene en la más alta estima a los médicos tan complacientes como despreocupados por su salud, interesados sólo en quitarle su dinero. Paradójicamente, en la cuarta presentación de esta obra teatral Molière se desmayó en plena representación, estando en el rol del enfermo, y murió a las pocas horas.

    Durante el siglo XVII la medicina era bien diferente. Diversos avances contribuyeron a combinar la medicina galénica con corrientes mecanicistas y vitalistas de carácter empírico, basadas en Paracelso y Van Helmont; no obstante los tratamientos eran prescripciones farmacéuticas cuyo éxito quedaba librado al azar; el examen físico del paciente era superficial y reducido; y los diagnósticos se acomodaban tanto para explicar éxito como para justificar el fracaso mediante un juego dialéctico de los conocimientos disponibles hasta ese entonces.

    Los médicos de aquella época tenían una formación universitaria que pasaba por diferentes condiciones hasta llegar a la anhelada licencia legendi. Este paso final se daba en una suntuosa ceremonia pública a la cual sólo podían asistir médicos que hayan alcanzado tal estatuto con anterioridad. En vez del ambo blanco, usaban para visitar a sus pacientes togas y bonetes negros, generándose en ellos una imagen estética que rozaba lo mítico y lo fantástico. Tal vez allí algunos comenzaron a creer que su poder para sanar era paralelo al de Jesucristo, creyéndose próximos a portar una divinidad similar a la de él, que terminó por cargarlos de soberbia.

    “Yo, con este bonete, venerable y docto, te doy la virtud y el poder para medicar, purgar, sangrar, abrir, cortar y matar en forma impune por toda la tierra” sentencia el Presidente de El enfermo imaginario, emulando el egreso de la facultad cuando Argon se “recibe” para poder diagnosticarse él mismo. El satírico y divertido desprecio de Molière, si bien duro, tenía sus fundamentos. Molière acusaba a los médicos de emplear un vocablo críptico, haciendo abuso del latín sólo como alarde de su gran bagaje de conocimientos. Se queja de un saber que no es preciso ni humilde, ya que aún sabiendo de sus limitaciones ninguno dudaba en prescribir inciertos medicamentos y tortuosas técnicas que solían dejar exhausto al paciente sin mejorarlo gran cosa.

    En la asimétrica relación médico-paciente, el primero gozaba de una soberbia que emanaba de su saber, mientras el segundo cargaba con todas las obligaciones y ningún derecho ni alternativa, debiendo la mayoría de las veces someterse a un tratamiento que resultaba inútil. Vale la pena destacar que primaba una cosificación del paciente, visto apenas como un artefacto que debe repararse. Pues, vaya, a pesar de los innumerables avances técnicos y de la profundidad del conocimiento científico hoy, en algunas cuestiones de conducta y ética médica se puede pasar del siglo XVII al XXI dando un pequeño salto, sin encontrar modificaciones severas. Con sus ironías, un Molière visionario buscaba despabilar para traer a la luz el papel humanitario que debe tener el médico. Sus enseñanzas morales llegan hasta nosotros intactas, repletas de una frescura que les asegura seguir siendo actuales. Un buen motivo para no dejar de leerlo.


    Agustina Jazmín
    agustina.jazmin@mancia.org
    Imágenes adjuntas
  2. Los siguiente/s 4 mancianos agradecen a Editoriales por este mensaje de gran utilidad:

    Gisel_C (10-Nov-2009), Lafran (10-Nov-2009), Luly88 (11-Nov-2009), starckar (10-Nov-2009)

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Croquetilla
    Videos
    0
    06-Jan-2009 11:12
  2. dragonrojo
    Vida estudiantil
    9
    05-Nov-2008 19:36
  3. paulino
    Filosofía
    66
    07-Jul-2008 11:28
  4. Jorge de Paula
    Mesa Redonda
    8
    16-Aug-2007 23:56

Content Relevant URLs by vBSEO