Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Engels y las condiciones de vida de la clase trabajadora

Engels y las condiciones de vida de la clase trabajadora

  1. Avatar de Editoriales
    1,353
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Engels y las condiciones de vida de la clase trabajadora

    En una familia burguesa, conservadora, muy religiosa, dedicada a las fábricas textiles y vitinícola –como propietaria, por supuesto- nace un 28 de noviembre de 1820 aquel hombre que tiempo después habría de ser uno de los amigos y colaboradores más cercanos de Karl Marx, y también coautor de obras fundacionales de los movimientos socialistas, comunistas y sindicales. Hablamos, por supuesto, de Friedrich Engels.



    Aunque Marx no prestó mayor atención al tema de la salud,
    Engels sí lo hizo, sobre todo en su libro de 1845, llamado La situación de la clase obrera en Inglaterra. En él, incorporaba como válidos tanto los documentos oficiales como los no oficiales en pro de poder observar a los hombres en su existencia cotidiana, viendo sus condiciones de vida, sus sufrimientos y, según sus propias palabras, para ser también “testigo de vuestras luchas contra el poder social y político de vuestros opresores”.


    Él señala un tiempo en que los obreros vivían una existencia soportable, en la cual su situación material y su esparcimiento –podían participar en las diversiones como bolos u otros juegos con sus vecinos- contribuían a su salud y desarrollo físico. Por ello, eran vigorosos, como los campesinos. No obstante, el advenimiento de la ciudad industrial lo cambió todo.

    Por empezar, el espacio. Ciertas regiones de la sociedad, como las casas pobres de Edimburgo, caen a un nivel bajo y miserable. Las viviendas de esta clase eran muy sucias, sumado a la situación de hacinamiento y a la falta de higiene propiciada también porque el agua sólo se obtiene de bombas públicas, pero “la dificultad de ir a buscarla favorece naturalmente todas las asquerosidades posibles”.

    Para ciudades marítimas, como Liverpool, las cosas no iban mucho mejor: pese a su tráfico, lujo y riqueza, una quinta parte de la población vivía en sótanos exiguos, oscuros, húmedos y mal ventilados, casi siempre muy sucios.

    Son estos problemas específicamente modernos, en tanto “no hay como la industria para permitir a los propietarios de esos establos el alquilarlos a precios de viviendas para seres humanos, explotar la miseria de los obreros, minar la salud de millares de personas únicamente en su provecho; no hay como la industria para haber hecho que el trabajador apenas liberado de la servidumbre, haya podido ser utilizado de nuevo como simple material, como una cosa”.

    Para Engels, estos casos son crímenes sociales, es decir, casi un asesinato, en tanto hay un consentimiento de parte de las autoridades al dejar que los obreros sigan en esas condiciones, que se saben insostenibles para la salud.

    En su trabajo, Engles incluso llegó a plantear cuestiones vinculadas a la contaminación, ya que percibió que toda materia animal y vegetal que se descompone produce gases y, según asume, todos ellos son perjudiciales para la salud. Así, basurales y charcas de los barrios obreros son una bomba de tiempo, propensa a contaminar incluso las corrientes de agua.

    Estos, entre otros factores, eran los que contribuían a un debilitamiento general del organismo de los trabajadores. De los campesinos robustos y enérgicos, se pasa a los obreros, que “todos son débiles, poseen una osamenta angulosa pero poco robusta, son flacos, pálidos y su cuerpo, excepto los músculos que requieren su trabajo, es enervado por la fiebre. Casi todos sufren de mala digestión y, por consiguiente, son más o menos hipocondríacos y de humor sombrío y desagradable. Su organismo debilitado no está en condiciones de resistir a la enfermedad y a la menor ocasión son víctimas de ella”. Diagnóstico fatal que, para Engels, era el culpable del envejecimiento prematuro y una consecuente muerte joven.



    Equipo Editorial de Mancia.org

    Fuentes:
    Marx y Engels - Obras escogidas. Tomo II
    Engels - La situación de la clase obrera en Inglaterra
    Imágenes adjuntas
    Mancia.org en Facebook: www.facebook.com/mancia.org
    Mancia Empleos en Facebook: www.facebook.com/EmpleosMancia
  2. Los siguiente/s 2 mancianos agradecen a Editoriales por este mensaje de gran utilidad:

    Lafran (16-Jul-2013), ZeKKi (17-Jul-2013)

  3. Avatar de ZeKKi
    6,769
    Posts
    1,598
    Agradecimientos
    recibidos
    #2
    Mancia troska............
    See one, Do one, Teach one.

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Germany
    Gran Manciano Flash
    53
    22-Jul-2009 15:59
  2. carcu
    Mundo UBA
    4
    19-Feb-2009 20:40
  3. Mancia Contenidos
    Salud pública Powerpoints
    0
    01-Aug-2008 20:33
  4. RoMa!
    Mundo UBA
    3
    15-Jul-2008 18:24
  5. Macarena Soledad Perez
    Oferta
    2
    09-May-2007 00:30

Content Relevant URLs by vBSEO