Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Villermé y el trabajo infantil

Villermé y el trabajo infantil

  1. Avatar de Editoriales
    1,354
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Villermé y el trabajo infantil

    Louis-René Villermé fue un afamado doctor francés que nació en 1782 y que, tras dedicarse a su práctica clínica, se volcó hacia la economía, donde escribió sobre asuntos sociales. En estos trabajos, las temáticas iban desde la mortalidad entre los prisioneros y la promiscuidad en las cárceles hasta otros enfocados en conocer cómo las condiciones en las fábricas afectaban la salud de los obreros —obreros que, en ciertos casos, eran niños no mayores de 8 años.




    Hacia 1840, una muy preocupada Academia de Ciencias francesa le confió a Villermé el estudio de la situación del trabajo infantil dentro de las fábricas. En su informe, el doctor relevó una situación dramática que justificaba el estar alerta: jornadas medias de 12 horas –llegando en casos hasta 17 horas de corrido- para niños de 6 a 8 años, alicientes que bastaban para condenar a los jóvenes a una muerte demasiado prematura.

    Citamos sus propias palabras para enumerar las condiciones, ya que sirve a su vez como ejemplo para notar cuánto cambió, a lo largo de los años, el ‘formato’ institucionalmente aceptado para dar cuenta de ciertos problemas sociales. Frente al discurso estructurado y hasta frío de los papers científicos, el siglo XIX francés contaba con otra forma muy distinta de escritura,

    Niños muy pequeños son ocupados en el torno destinado a los carretes mecánicos de las máquinas de tejer: allí constantemente encorvados, sin movimientos, sin posibilidad de respirar aire puro y libre, contraen irritaciones que se convierten en afecciones de tumores

    Sus débiles miembros se deforman, y su espina dorsal se desvía. Esos niños se agotan y desde sus primeros años, son los que sueles ser siempre débiles y enfermizos, otros niños son ocupados en hacer girar ruedas que ponen en movimiento largos mecanismos para devanar; la nutrición de los brazos se hace a expensa de sus piernas y estos pequeños desdichados tienen a menudo los miembros inferiores deformados
    “Niños que permanecen 16 y 17 horas trabajando de pie, en una habitación cerrada, sin cambiar de sitio o de actitud”

    “No es un trabajo a destajo, es una tortura: se les aplica este trabajo a niños de 6 a 8 años, mal alimentados, mal vestidos, obligados a recorrer desde las 5 de la mañana la larga distancia que les separa de los talleres, a la cual se agrega, por la noche, el regreso desde los mismos. La consecuencia de ellos es una mortalidad excesivamente elevada”

    “Es preciso ver a esta muchedumbre de niños flacos, desencajados, cubiertos de harapos, que con lluvia y barro van descalzos, llevando en la mano ( y cuando llueve , debajo de su ropa, que por el aceite que ha caído de los telares se ha vuelto impermeable), el pedazo de pan que ha de alimentarles hasta su regreso”

    Gracias a toda esta información, en marzo –precisamente, el 22 de marzo- de 1841, Luis Felipe de Orléans decidió poner un punto final y regular estar situación. ¿Cuáles fueron sus motivaciones? ¿La violación de los derechos del niño –que todavía no existían con el aval institucional que cuentan ahora? Nada más alejado de la realidad. La ley protege, sí, a los niños, pero por cuestiones totalmente utilitarias: la necesidad de conservar un capital humano para la economía y la defensa nacional.

    Así, es el mismo texto de la ley quien constata que “esta mano de obra poco remunerada es ventajosa para la industria y la ley del trabajo se impone desde temprana edad como algo de orden natural... No obstante, hay que evitar que, para poder disponer de obreros de 11 años, acabemos teniendo mediocres soldados de 20 años”.

    Villermé, que nació dentro de una familia con una muy buena condición social, decidió usar su fortuna y prosperidad financiera como sostén para llevar adelante sus trabajos, que propulsaron una nueva manera de pensar.

    Gracias a él, la importancia de observar el ambiente social se incrementó, así como el interés por las investigaciones vinculadas a la higiene, y la significancia de las estadísticas y la demografía para estudiar problemas de salud. Todo esto le valió ser recordado, hoy, como un precursor de la sociología y un notable pionero de la medicina del trabajo.


    Equipo Editorial de Mancia.org
    Fuentes:

    • Acmoti.com
    • Insht.es
    • VVAA - The hygienist and sociologist Louis-René Villermé (1782-1863): a pioneer of occupational medicine
    Imágenes adjuntas
    Mancia.org en Facebook: www.facebook.com/mancia.org
    Mancia Empleos en Facebook: www.facebook.com/EmpleosMancia

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Ragamuffin
    Casos en fotos
    42
    30-May-2012 03:13
  2. lauraenfoke
    ¡Preséntate!
    0
    12-Oct-2011 15:08
  3. Noticias
    Noticias
    1
    28-Jun-2011 22:09
  4. Bohemian_Scientist
    Pediatría
    15
    29-Mar-2011 02:27
  5. shadowmanhh
    Nutrición (materia)
    0
    03-Sep-2008 10:44

Content Relevant URLs by vBSEO