Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Virchow y la medicina social

Virchow y la medicina social

  1. Avatar de Editoriales
    1,353
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Virchow y la medicina social

    Rudolf Ludwig Karl Virchow fue un médico y político alemán, considerado como uno de los más prominentes patólogos del siglo XIX y fundador de la patología celular. Envuelto en los acontecimientos políticos de su época, en 1848 formó parte de una comisión encargada de estudiar una epidemia de tifus, producida en Silesia el año anterior. Lo que sacó limpio de esa experiencia, es algo que sigue vigente -y con muchísima fuerza- en nuestro mundo de hoy.



    Fue en este contexto del viaje a Silesia que empezó a pensar que las causas de la epidemia habían sido más de índole social que médica, y que sólo el bienestar, la libertad y la instrucción, que él consideraba inherentes a una democracia sin límites, podían traer soluciones a dicho problema de salud. Por ello, al regresar a Berlín, pasó a formar parte activa en un movimiento revolucionario, junto con otros médicos berlineses partidarios del liberalismo radical.

    Desde que apareció el clásico trabajo de Rudolf Virchow sobre medicina social a mediados del siglo XIX, las siguientes generaciones en general se olvidaron de su mensaje y solamente más tarde descubrieron las condiciones de la sociedad que generan enfermedad y mortalidad. Ahora, cuando los factores patogénicos del lugar de trabajo y del medio ambiente amenazan la supervivencia de la humanidad y de otras formas de vida, no es sorprendente que estos problemas atraigan otra vez la atención.

    Este trabajo de Virchow ancla en lo que sería una suerte de epidemiología patológica. Él desarrolla, concretamente, una teoría sobre las epidemias puntualizando en las circunstancias sociales que permiten que se disemine la enfermedad. Según su concepción, los defectos de la sociedad motivan la aparición de epidemias. Así, llegó a clasificar algunas entidades morbosas como ‘enfermedades de masas’, entre las que incluía el escorbuto, tifus, lepra, cólera y ciertas enfermedades mentales, entre otras.

    Según su punto de vista, las condiciones sociales inadecuadas eran las culpables de aumentar la susceptibilidad de la sociedad frente al clima, agentes infecciosos u otros factores potencialmente peligrosos para la salud. En una concepción así, la promoción de las soluciones sociales se vuele un complemento necesario del trabajo clínico, a la vez que se da pie a problematizar ciertas relaciones de estructura de clase.

    Virchow notaba, por ejemplo, que la mortalidad infantil era mucho más alta en los distritos obreros que en áreas de mayores ingresos –usando, para esto, entre otras fuentes, las estadísticas de Engels-, hecho que lo fastidiaba terriblemente en tanto comenzaba a descubrir que todas esas muertes no eran sino efecto de la apatía de los funcionarios que ignoraban las causas básicas de la enfermedad –o bien, no les interesaba tampoco demasiado conocerlas.

    En este médico, la indignación era paralela a la acción. De cara a un brote de cólera en Berlín, por ejemplo, se volvió portavoz enfático de un discurso que trazaba claros frentes y posiciones firmes de acuerdo a su postura ideológica. Sus palabras, recogidas en un tomo llamado «Werk und Wirkung», indican:


    «¿No queda claro que nuestra lucha es una lucha social, que nuestro trabajo no es escribir instrucciones para perturbar a los consumidores de melones y salmón, de tortas y helado, es decir de la cómoda burguesía, sino que es crear instituciones para proteger a los pobres, que no tienen pan fresco, ni buena carne, ni ropa abrigada, ni cama, y que a través de su trabajo no pueden subsistir con sopa de arroz y té de manzanilla...?

    Que los ricos recuerden durante el invierno, cuando están sentados frente a sus estufas calientes dando manzanas de Navidad a sus pequeños, que los estibadores que trajeron el carbón y las manzanas murieron de cólera. Es muy triste que miles deban morir en la miseria, para que unos pocos cientos puedan vivir bien.
    »



    Equipo Editorial de Mancia.org

    Fuente: Howard Waitzkin - "Un siglo y medio de olvidos y redescubrimientos: las perdurables contribuciones de Virchow a la medicina social"
    Imágenes adjuntas
    Mancia.org en Facebook: www.facebook.com/mancia.org
    Mancia Empleos en Facebook: www.facebook.com/EmpleosMancia
  2. Los siguientes usuarios agradecen a Editoriales por haber posteado información muy útil:

    ju.73 (10-Jul-2013)

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Editoriales
    Artículos
    0
    14-Jun-2012 08:12
  2. Andrew
    Vida estudiantil
    159
    21-Aug-2009 21:46
  3. waldo88
    Congresos
    3
    18-Nov-2008 13:47
  4. fionaleli
    Congresos
    1
    16-Oct-2007 21:58
  5. fionaleli
    Congresos
    0
    09-Oct-2007 02:09

Content Relevant URLs by vBSEO