Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

La violencia como enfermedad infecciosa

La violencia como enfermedad infecciosa

  1. Avatar de Editoriales
    1,353
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    La violencia como enfermedad infecciosa

    ¿La violencia se propaga como una enfermedad? El epidemiólogo Gary Slutkin empezó a pensar que sí cuando regresó a casa en su Chicago natal tras pasar años en África luchando contra las epidemias.




    Los métodos tradicionales de control de la violencia callejera iban dando resultados mínimos, por lo que el Dr. Slutkin, quien actualmente es profesor de investigación en epidemiología en la Universidad de Illinois, Chicago, y fundador y director ejecutivo de Cure Violence, decidió aplicar las lecciones que aprendió luchando contra enfermedades infecciosas para aplicarlas a un nuevo modelo de salud pública que reduzca la violencia.

    Slutkin dio una charla inspiradora y apasionada sobre cómo desafió el status quo y buscó dar con nuevas soluciones a un problema de salud pública que prevalece.

    Tratar la violencia como la peste

    Las epidemias antiguas, como la peste, fueron en gran medida malentendidas porque la ciencia no estaba allí. Lo mismo es cierto para la violencia, explicó Slutkin. "El problema de la violencia está atascado, y necesitamos una nueva estrategia".

    Después de trabajar en el extranjero durante más de una década, el doctor Slutkin estaba listo para volver a casa y tomar un descanso tras hacer frente a las epidemias y la muerte. Cuando volvió a ajustarse a las comodidades de la vida en los Estados Unidos, se empezó a alarmar por la violencia que reinaba en las calles de su país.

    "La sensación que tuve fue que había un hueco gigante y que era necesario reconsiderar alguna estrategia ", dijo. "No tenía ni idea de lo que sería, pero me di cuenta de que teníamos que hacer algo con nuevas categorías de trabajadores, algo vinculado a un cambio de comportamiento, y algo con la educación pública."

    Se dio cuenta de que los patrones de violencia fueron similares a los observados en una epidemia de enfermedades infecciosas; la incidencia se agrupa según el lugar y llega mediante ondas. El doctor Slutkin encontró entonces que el predictor más común de la violencia era un caso de violencia anterior.

    "Esto es similar a lo que ocurre con la gripe", dijo. "De alguna manera, la violencia se está comportando como un proceso contagioso."

    Después de varios años de estudio intensivo, y utilizando los mismos principios que había aplicado al control de las enfermedades infecciosas, en 2000 el doctor Slutkin empezó con CeaseFire (ahora conocido como Cure Violence) en West Garfield Park, un barrio de Chicago con un alto índice de violencia.

    Su programa utiliza las mismas tácticas que las organizaciones de salud pública utilizan para revertir la epidemia: interrupción de eventos infecciosos potenciales (disparos, por ejemplo), la identificación de la población en mayor riesgo (por ejemplo, miembros de la banda), y cambiar el comportamiento de la comunidad relacionado con la infección (por ejemplo, el tratamiento de la violencia como una forma de vida).

    Se generó un grupo de gente, los ‘interruptores de violencia’, especialmente capacitados. Estas personas son de la comunidad y, en general, conocidas por las personas de alto riesgo (pueden haber sido miembros de pandillas o pasado tiempo en la cárcel), pero se comprometieron a llevar una vida libre de crimen. Tener credibilidad en la calle es fundamental cuando se pretende llegar a las personas de alto riesgo.

    Estas personas actúan como mediadoras, interrumpiendo la violencia antes de que ocurra mediante la enseñanza de la resolución no violenta de conflictos. Además, los agentes de extensión ayudan a los individuos de alto riesgo a ciertos servicios esenciales, como capacitación laboral y orientación del consumo de drogas.

    El programa ha logrado resultados espectaculares. En el primer año del programa piloto, se produjo una reducción del 67% en los tiroteos. Una evaluación independiente encontró que la Cure Violence era directamente responsable de una reducción del 28% en los tiroteos y asesinatos, una reducción del 22% en los disparos e intentos de disparos, y una reducción del 24% en la concentración de los disparos.

    A pesar de las tasas de éxito, no todo el mundo está entusiasmado con el programa. Hubo muchas críticas y un clima de escepticismo respecto a abordar la violencia como un contagio.

    ¿Qué piensan ustedes?



    Fuente: Violence as an Infectious Disease? A Program That Worked
    Traducido y adaptado por el Equipo Editorial de Mancia.org
    Imágenes adjuntas
    Mancia.org en Facebook: www.facebook.com/mancia.org
    Mancia Empleos en Facebook: www.facebook.com/EmpleosMancia

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Noticias
    Noticias
    0
    24-Mar-2013 16:58
  2. Editoriales
    Artículos
    1
    24-Aug-2012 13:04
  3. Editoriales
    Artículos
    0
    25-Nov-2011 06:50
  4. Editoriales
    Artículos
    0
    17-Dec-2010 21:49
  5. Layla
    Prevención en Salud
    14
    03-Nov-2008 00:57

Content Relevant URLs by vBSEO