Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Violencia sexual y embarazo: síntomas 'invisibles'

Violencia sexual y embarazo: síntomas 'invisibles'

  1. Avatar de Editoriales
    1,354
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Violencia sexual y embarazo: síntomas 'invisibles'

    Un estudio plantea que es posible detectar casos de violencia sexual a partir de mujeres que sufren grandes inconvenientes con los síntomas tradicionales del embarazo.





    Pocos estudios han investigado el impacto de la violencia sexual en la salud durante el embarazo. En el estudio que veremos a continuación, se examinó la asociación entre la violencia sexual y la denuncia de los síntomas físicos durante el embarazo.

    La violencia sexual comprende una amplia gama de actos sexuales violentos. Según la Organización Mundial de la Salud la violencia sexual incluye cualquier acto sexual o intento de consumar un acto sexual mediante la coerción. La coacción puede implicar la fuerza física, intimidación psicológica y amenazas. La violencia sexual incluye la violación, que tradicionalmente se define como coito vaginal, anal u oral sexual obtenida a través de la fuerza o amenaza de fuerza.

    Sin embargo, más recientemente se ha desarrollado el reconocimiento de que la coacción no siempre puede estar presente o ser esencial para que la violencia sexual se produzca. Por lo tanto, las definiciones más recientes de violación y violencia sexual han sustituido el término coerción por falta de consentimiento, así como la violencia sexual que se produce a través de la imposibilidad de dar su consentimiento, por ejemplo, debido a la intoxicación.

    La prevalencia de la violencia sexual entre las muestras representativas a nivel nacional de las mujeres en los rangos de España es de un 18,0% en el caso de violación a un 27,2% para el contacto sexual no deseado.

    Los estudios basados ​​en la población de Australia, Suecia y Noruega reportan una prevalencia que va desde 8,1 hasta 13,3 mientras que la OMS en su estudio multinacional reportó una prevalencia de vida que va desde el 6,2% en Japón hasta el 58,6% en Etiopía. Las estimaciones de prevalencia varían, dependiendo de la población estudiada, los métodos utilizados en la investigación, la tasa de respuesta lograda y cómo se definió la violación.

    Los factores de riesgo de sufrir violencia sexual son la edad joven, los comportamientos de alto riesgo como el abuso de alcohol / drogas, y otras formas de violencia como la de pareja o la violencia doméstica.

    La historia de violencia sexual se ha asociado con una amplia gama de quejas psicológicas y físicas, así como los diagnósticos médicos que incluyen el trastorno de estrés post-traumático, depresión, trastornos de ansiedad, trastornos alimenticios, trastornos de somatización, dolor crónico, tales como dolores de cabeza, dolor abdominal, la fibromialgia y el dolor pélvico, síntomas gastrointestinales y las enfermedades de transmisión sexual.

    Las mujeres que han sufrido violencia sexual son más propensos a reportar una mala calidad de salud en comparación con las mujeres sin antecedentes de abuso. En el caso de mujeres que la sufren desde antes del embarazo, los comportamientos negativos para la salud son probables de continuar durante el embarazo mismo, lo que evidentemente lo afecta, pudiendo repercutir durante y después de la gestación.

    A pesar de que un embarazo sin complicaciones generalmente se considera como un estado de salud y no de enfermedad, a menudo es acompañado por los llamados "síntomas menores" del embarazo, como náuseas y vómitos, cansancio, dolor de espalda, ardor de estómago, estreñimiento, secreción vaginal, pierna calambres, edema, dolor de cabeza, las contracciones de Braxton Hicks, incontinencia urinaria, la relajación cintura pélvica y las infecciones del tracto urinario. Estos síntomas son principalmente el resultado de los cambios fisiológicos causados ​​por el embarazo y por lo general no tienen relación con el resultado del embarazo. No obstante, en ocasiones, suelen encubrir huellas de la violencia sexual.

    Por lo que se sabe, sólo dos estudios anteriores han investigado la asociación entre el abuso sexual y los síntomas físicos del embarazo. En ambos estudios se limitan los abusos sexuales a los abusos en la infancia.

    El objetivo del estudio que veremos fue investigar si existen antecedentes de violencia sexual que esté asociada con el número de síntomas relacionados con el embarazo que las mujeres informan. Además, se quiso explorar si las mujeres con un historial de violencia sexual sufren en mayor medida los síntomas reportados, en comparación con las mujeres sin estos antecedentes.

    La historia de violencia sexual se asocia con crecientes denuncias relacionadas con el embarazo síntomas físicos. Los médicos deben considerar el posible papel de una historia de violencia sexual en el tratamiento de las mujeres que sufren ampliamente por los síntomas relacionados con el embarazo.



    Fuente: Sexual Violence and Pregnancy-related Physical Symptoms
    Traducido y adaptado por el Equipo Editorial de Mancia.org
    Imágenes adjuntas
    Mancia.org en Facebook: www.facebook.com/mancia.org
    Mancia Empleos en Facebook: www.facebook.com/EmpleosMancia

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Marcis
    Psicología
    3
    09-May-2009 12:38
  2. doxc
    Médicos Sin Fronteras (MSF)
    1
    15-Dec-2008 17:42
  3. Gwyllion
    Vida estudiantil
    20
    03-Aug-2008 23:22

Content Relevant URLs by vBSEO