Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Los doctores cometen errores: ¿podemos hablar al respecto?

Los doctores cometen errores: ¿podemos hablar al respecto?

  1. Avatar de Editoriales
    1,355
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Los doctores cometen errores: ¿podemos hablar al respecto?

    Es necesario un viraje en el modo de asumir los errores que los médicos pueden cometer. Pero, por sobre todo, es necesario que el tema se hable.







    Brian Goldman cree que, por como están las cosas hoy, es necesario empezar a hacer algo por la cultura. En el video, parte de algo conocido por toda la cultura norteamericana, el baseball, para extrapolarlo luego al mundo médico, y poder así hablar sobre los requisitos de la perfección que se esperan de los profesionales.

    El mandato actual exige enviar a un médico a la práctica con una tasa de error del 0%. Uno quiere atenderse, dice él, con un cirujano cardíaco, o con un ginecólogo, cuyo promedio de aciertos sea 1000 de 1000. El imperativo demanda la perfección, que jamás se cometa un error, y que sepa hacerse todo –y, que lo que no se sepa, se averigüe. Esta es la base de la que suele partir la universidad. Goldman comenta que él, siguiendo prolijamente estas pautas, se graduó con honores tras estudiar, a veces, de memoria, creyendo que memorizar todo equivalía a saberlo todo, estrategia que funcionó por un tiempo.

    A la hora de las residencias, las cosas no fueron tan bien. Tras creer haber tenido un buen desempeño, al enviar una paciente a su casa, una charla con una enfermera lo desestabilizó. La pregunta era simple: “¿se acuerda del paciente que envió a su casa? porque regresó”. Pueden enterarse de todo el caso, con sus detalles, en el video. La conclusión es que la paciente falleció. Este fue el puntapié inicial para sentir lo que Goldman califica como ‘vergüenza malsana’, aquella que no se puede hablar con los colegas, que marca a fuego, obligando a que uno no cometa nunca más ese error. Esa marca lleva consigo una enseñanza, pero implica que uno se siente mal. No que se hizo algo mal, sino más bien que uno es malo.

    El problema esencial, para él, está en que si uno no puede liberarse ni hablar de sus errores, entonces, ¿cómo compartirlos con los colegas? ¿cómo enseñarles, para que no deban pasar por lo mismo? Es más común escuchar que en una reunión social se hable de los fracasos y errores, incluso jocosamente, de otros médicos, pero es mucho menos usual que se escuche a alguien hablar reflexivamente de sus propios errores. Si uno entra en una sala llena de colegas, y les pidiera apoyo contándole algo grave que le ocurrió, probablemente los demás se incomodarían, harían alguna broma facilista y cambiarían de tema. También, si uno supiera de un error grave de un colega, es probable que modifique su punto de vista respecto a él.

    Este es el estado actual de cosas que urge ser reformado. No es viable seguir en un negacionismo total. Existe la idea, falsa, de que si se aparta a las personas que cometen errores, nos quedará un sistema seguro. Pero eso trae problemas. Uno de ellos, es que tal idea no es real, puesto que los errores son omnipresentes, se trabaja de forma tal que ocurren todos los días: errores en dosificación, o prescripciones, infecciones hospitalarias y más.

    El conocimiento médico se multiplica y varía cada año, y uno no siempre se actualiza. Por otro lado, uno no es un robot, no hace las cosas siempre igual, y los pacientes tampoco son máquinas que relatan siempre sus síntomas de la misma manera, por lo tanto el historial clínico perfecto tampoco asegura de cometer incidencias. Si se apoya por tomar sólo a las personas que jamás se equivocaron en nada, entonces los hospitales se vaciarían de personal.

    El médico redefinido es humano, se sabe humano, lo acepta, y no se enorgullece de sus errores, pero se esfuerza por aprender de lo sucedido para enseñar a otros. Comparte sus experiencias con ellos. Es un apoyo para aquellos que hablan de sus errores. Señala los errores de otras personas no con la intención de hacerlos quedar mal, sino de una manera amorosa y de apoyo para que todos se beneficien.

    Tal vez este sea el rumbo que haya que empezar a trazar, partiendo de la base de un cambio de perspectiva en cada uno.







    Fuente: Brian Goldman: Doctors make mistakes. Can we talk about that?, video YouTube.
    Imágenes adjuntas
    Mancia.org en Facebook: www.facebook.com/mancia.org
    Mancia Empleos en Facebook: www.facebook.com/EmpleosMancia
  2. Los siguientes usuarios agradecen a Editoriales por haber posteado información muy útil:

    ZeKKi (13-Nov-2012)

  3. Estudiante de Medicina
    Avatar de MDhouse
    53
    Posts
    2
    Agradecimientos
    recibidos
    #2
    A diferencia de otras carreras medicina es una que si te equivocas alguien estira la pata
  4. Estudiante de Medicina
    3
    Posts
    0
    Agradecimientos
    recibidos
    #3
    yo creo que es importante reconocer que efectivamente en esta carrera si no hacemos bien algo o lo omitimos, así sea en mas ínfimo error, alguien puede morir, creo que como profesionales de la salud debemos estar conscientes de nuestras capacidades y dar lo mejor de nosotros, cierto que no somos dioses pero siempre hay que actuar de una manera responsable y ética para evitar culpabilidad o riesgos mas grandes...

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Karencita lore
    ¡Preséntate!
    0
    08-Jul-2011 20:01
  2. Lululu
    ¡Preséntate!
    0
    12-Aug-2009 17:03
  3. viktoria
    Curiosidades
    7
    11-Jun-2008 18:24
  4. Greg House
    Vida estudiantil
    37
    19-Mar-2008 00:00
  5. bondiola
    Psicología
    34
    10-Jan-2008 15:00

Content Relevant URLs by vBSEO